BURSITIS DEL PSOAS

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El paciente refiere dolor en la parte anterior de la ingle y en la articulación de la cadera; sobre todo al apoyarse sobre la pierna afectada o al realizar movimientos con dicha cadera.

El músculo psoas es el encargado de flexionar la pierna hacia el tronco; esta acción la lleva a cabo a través de un tendón que se inserta en el trocánter menor y utiliza la bursa del psoas para deslizarse. Esta se encuentra en el triángulo femoral entre el tendón del psoas y la cara anterior del cuello del fémur y es vulnerable a las lesiones derivadas tanto de traumatismos, sobreuso o microlesiones de repetición; si se cronifica puede tender a calcificarse.

En la exploración aparece hipersensibilidad puntual por debajo del pliegue inguinal; pudiendo reproducir el dolor en la flexión contra resistencia de la extremidad afectada o bien en la extensión forzada de cadera. La movilidad articular de la cadera es normal salvo que esté alterada por el dolor que despiertan las maniobras que solicitan presión sobre la bursa.

También hemos de comentar que la mayoría de los pacientes con una bursitis crónica terminan por padecer lumbalgias o lumbociáticas secundarias o alteraciones en la marcha.

Hemos de diferenciar la bursitis del psoas de la neuropatía de los nervios ilioinginales, inflamación del pectíneo etc.

El tratamiento inicial para el dolor y la discapacidad funcional que produce la bursitis; es corregir el desencadenante que produce la irritación de la bursa; aplicando las técnicas de fisioterapia necesarias; y paralelamente solicitar al clínico que valore la posibilidad de infiltrarla con esteroides y anestésico; lo que facilitaría el trabajo de recuperación.

 

 EJERCICIOS

  • Tumbado boca arriba, con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies en contacto, separamos las rodillas tanto como nos sea posible y mantenemos los movimientos.
  • Hacemos sentadilla con la espalda tocando en una pared; colocamos los codos por dentro de las rodillas y las separamos progresivamente.
  • Tumbado boca arriba en el borde de una mesa, flexionamos y sujetamos la pierna para fijar la cadera. Sujetamos la lesionada por el tobillo y la desplazamos hacia el suelo estirando suavemente la cadera.
  • De pie, paralelo a un banco bajo, basculamos la pierna lesionada a lo largo del banco y presionando con el brazo sobre el banco, desplazamos el tronco hacia atrás manteniendo el contacto con el banco.
  • Con una rodilla sobre el suelo y la sana en flexión de 90º, sujetamos el pie de la pierna lesionada y lo desplazamos hacia la nalga progresivamente.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.